Toma las leyes - Libera la ILP

De Wiki de toma la plaza
Share/Save/Bookmark
Saltar a: navegación, buscar

INICIATIVA LEGISLATIVA POPULAR (ILP) DE MODIFICACIÓN CONSTITUCIONAL CON EL OBJETIVO DE POTENCIAR LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA Y EL CONTROL SOBRE EL PODER POLÍTICO

Introducción

N-1 nos recuerda cada vez que accedemos que "Las herramientas del amo nunca desmontarán la casa del amo". Política corto plazo está de acuerdo con esta afirmación con un matiz importante: aunque no logren jamás desmontarla, trabajo que deberemos enfocar por otras vías, si que pueden debilitarlo. Para ello es fundamental conocer estas herramientas y emplearlas tratando de evitar a toda cosa una posible realimentación del poder.

Este es un trabajo difícil, en el que jornadas como ésta, en las que podemos poner en común el trabajo con las demas asambleas, son fundamentales para saber si lo estamos haciendo bien.

Las herramientas llamadas de democracia directa, conocidas como libertades políticas, como la Iniciativa Legislativa Popular (ILP), el Poder Constituyente (o reforma constitucional), el referéndum vinculante, la revocación de cargos electos, etcétera, se encuentran, en las democracias parlamentarias avanzadas (entre la que no contamos a la española), asumidas y tergiversadas por el régimen parlamentarista como accesorias, cosmética de relleno de la libertad de elección de representantes, que ostenta el grueso del la responsabilidad poder político.

En ese sentido la ILP, sobre todo en el caso Español, en el que en ningún caso la iniciativa se vota por el pueblo y la decisión depende sólo de los parlamentarios que, además, puede reformular en última instancia la iniciativa, se muestra como una iniciativa enmarcada en un TOMA LAS LEYES legalista, absolutamente dependiente del régimen. Hacer una ILP es hoy en día en España es lo mismo que hacer una "carta a los Reyes Magos" y desde luego bajo todos los puntos de vista que queramos verla resulta bastante totalmente desmotivante:

  • El 90% de los casos las ILP no han sido admitidas a trámite por la Mesa del Congreso, han caducado durante los trámites parlamentarios o han sido rechazadas en las Cortes. Solo una de las 88 ILPS presentadas (Proposición de Ley sobre reclamación de deudas comunitarias) fue subsumida dentro de otra iniciativa.
  • Además, la iniciativa no es votada por el pueblo sino que la decisión depende exclusivamente de los parlamentarios que siempre pueden en última instancia, reformular completamente la iniciativa, incluso para darle un sentido opuesto a lo que ésta buscaba inicialmente.

Con un esfuerzo necesario (se deben de presentar un mínimo de 500.000 firmas) inversamente proporcional a la probabilidad de éxito y a la capacidad de control de la iniciativa, esta herramienta resulta totalmente desmotivante y solo tiene sentido hacerla cuando el objeto de cambio de la ILP tiene un gran apoyo popular o cuando se busca hacer difusión del contenido a modificar.

Sin embargo y pese a todos estos datos en contra, hemos comprobado como la última legislatura ha sido la más activa en la historia de la democracia española en presentación de nuevas ILP. Entre 2008 y 2011 se han presentado 21 ILP’s (13 de ellas en 2011), el doble que en las tres legislaturas anteriores. Un aumento que parece estar relacionado con la creciente desafección de amplios sectores sociales ante el sistema partitocrático, los síntomas de agotamiento del sistema representativo y la emergencia de nuevos movimientos sociales como el 15M (un de las revindicaciones más exigidas por la ciudadanía en los buzones que se colocaron en la acampada sol estaba lograr el referendum vinculante).

De este contexto y de esta información parte la iniciativa de PCP de presentar una ILP de reforma de la Constitución Española con el objetivo de potenciar las herramientas de participación y control ciudadano en política con los objetivos de:

  1. Difundir la inutilidad de la actual ILP,
  2. Desmontar la mentira de que la democracia española garantiza la participación de todos los ciudadanos en la política,
  3. Apostar por un nuevo modelo democrático en el que se eleve la participación del pueblo en la política) sentando las bases de una responsabilidad progresiva por la autogestión, es decir, sirviendo a los fines a largo plazo (sin lesionar estos objetivos, sin realimentar al régimen)
  4. Buscar una posibilidad de éxito habida cuenta de la creciente desafección del sistema representativo por la sociedad.

Sin embargo, en el trabajo que nuestro grupo realiza de buscar herramientas a corto plazo que eleven la participación del pueblo en la política, sin lesionar los objetivos a largo (sin realimentar al régimen) la hemos reconsiderado como una herramienta a priorizar, tanto por su posible efectividad, una vez reformada, a corto plazo, como por sus posibilidades a largo, realmente motivantes.

La ILP que queremos conseguir se trata, ni más ni menos, que de una herramienta de elaboración de leyes al margen del Parlamento. Es razonable pensar por tanto que, a medida que pueda conseguirse que los ciudanados elaboren sus propias leyes, menos leyes dejemos elaborar a los representantes del Estado. No menos razonable es considerar que sea cual sea la organización que el pueblo decida darse a largo plazo, esta deberá regularse por unas normas, cuya elaboración deberá ser muy parecida a lo que creemos debe ser una ILP. Por tanto, los objetivos de corto plazo con esta iniciativa son muy ambiciosos, considerando que la ILP es ni más ni menos que TOMA LAS LEYES en toda su dimensión de acción y autogestión del pueblo.

Si vivieramos en Italia, o en Venezuela, Corto Plazo os invitaríamos a todas las asambleas a llenar el espacio político de ILP's con los consensos de las asambleas y posibilitar un debate con la población, que profundice y mejore cada materia y finalice en decisiones vinculantes.

Pero como se ha dicho, el estado de esta herramienta en España es una verdadera vergüenza, y la prioridad es levantar su veto. El subgrupo de Representativa de Corto Plazo hemos priorizado el trabajo en las posibilidades de poder hacerlo, levantando los vetos existentes, y tenemos una idea, que creemos tiene posibilidades. Esperamos no equivocarnos.

El hecho de que una única ILP haya sido sancionada por las Cortes tras más de treinta años de democracia pone de relieve las numerosas trabas institucionales y políticas que hacen casi imposible la aprobación de tales iniciativas. Pero aún así no nos resignamos a dejar de utilizar este recurso legislativo ya que el éxito de una ILP no sólo se mide por la decisión del Parlamento, sino también por el proceso mismo de su gestación. Es decir, existe la posibilidad de que la ILP que estamos preparando no sea aprobada por el Congreso, pero de ser así al menos confiamos en que ayude a difundir, concienciar y educar a la ciudadanía sobre los grandes déficits participativos d ela democracia española. Igualmente esperamos que sirva para evidenciar de manera flagrante el alejamiento entre la clase política y la gente corriente. Toda ILP que consiga dichos objetivos no puede ser considerada un fracaso. Por tanto, teniendo en cuenta el precario estado en el que se encuentra la democracia participativa en nuestro país, proponemos una reforma en los aspectos indispensables de la ILP que abran la puerta a la participación del pueblo en la gestión del bien público.

Por extraño y antidemocrático que parezca, reformar la ley que regula la Iniciativa Legislativa Popular está fuera del alcance de la propia Iniciativa Popular, al tratarse de una ley orgánica, al igual que sucede con la constitución. Trataremos de evitar los vetos presentando una modificación constitucional que incida en los puntos precisos.

En muchos países se reconoce la posibilidad de reforma de la Constitución a través de una iniciativa popular, aunque suele necesitar de un número de firmas mayor que la modificación que cualquier otra ley. Esta posibilidad existe en países como Esto sucede en Suiza, Liechtenstein, Letonia, Lituania, Bielorrusia, Eslovenia, Rumania, Colombia, Venezuela, Ecuador, Costa Rica, Paraguay, Perú, Guatemala y Uruguay.

Objetivos de la modificación

Los artículos a tocar deben por tanto ser ni más ni menos que los suficientes para articular una Iniciativa Popular que solvente las carencias del ordenamiento vigente y sea válida como herramienta legislativa de los de abajo. Aunque se desarrolle posteriormente en su ley, en el texto constitucional se debe asegurar: Que ninguna ley ni la propia Constitución están fuera de su alcance, sometiéndose sólo a las restricciones que emanan del cumplimiento de la declaración de derechos humanos y otras cartas de derecho internacional que se reconozcan. Ninguna ILP puede vulnerar los derechos fundamentales básicos, los cuales no pueden ser sometidos a consulta popular Que pueda finalizar en referéndum si es rechazada en el Congreso y así lo desea la comisión promotora. Se debe reclamar por tanto el fin de la prohibición al carácter vinculante del referéndum y la abolición del actual plebiscito consultivo. Que de facilidades a los medios de recogida de firmas y apoyos mediante nuevas tecnologías Que establezca un límite presupuestario y de publicidad para evitar el abuso y la manipulación de las maquinarias propagandísticas de las grandes corporaciones o grupos de presión. Que se articulen las garantías necesarias para que durante la discusión de una ILP se promueva la libertad de expresión, el debate público y la igualdad de oportunidades de todas las partes. Que durante el proceso de tramitación de la ILP se proteja el derecho de los ciudadanos a recibir una información libre, veraz y sin manipular.

De esta manera pretendemos que la ILP se convierta en un instrumento que potencie la participación como uno de los pilares sobre los que se asienta la idea de democracia y como uno de los criterios fundamentales de control del poder político. Proponemos una nueva legislación que regule la iniciativa legislativa popular en los siguientes términos que consideramos indispensables para el buen funcionamiento de todo sistema que se precie democrático

Que potencie la deliberación popular y el compromiso ciudadano. Que permita desarrollar nuevas formas de organización de la ciudadanía y de las propias estructuras institucionales. Que sirva para fortalecer la participación activa y responsable de los ciudadanos en los asuntos públicos que resulten de su interés. Que el pueblo pueda influir de forma directa en el proceso legislativo como sociedad civil dinámica y organizada. Que la ILP sea un verdadero instrumento de canalización legislativa de aquellas demandas que cuentan con un importante apoyo social y que sin embargo, no encuentran eco en las formaciones políticas con representación parlamentaria. Que la opinión ciudadana, y no únicamente los partidos políticos, también pueda definir y discutir sobre aquellos temas que deban de ser sometidos al debate y a la votación pública Que sirva para responsabilizar a la ciudadanía en la gestión de la cosa pública e impulse la concienciación de ciudadanos comprometidos con el bien colectivo. Que tenga un reverso de pedagogía cívica y sea una experiencia útil para crear ciudadanos mayores de edad desde el punto de vista político. Que sea una escuela de ciudadanía democrática. Que genere un capital social fuerte sobre el que se asiente la democracia y el rendimiento claro y responsable de los gobiernos. Que sirva para aumentar la transparencia en la administración pública, fiscalice la labor legislativa de los parlamentarios y controle los excesos del poder ejecutivo. Que sirva para mejorar la gestión pública e influya para que los recursos de todos sean administrados de forma mucho más eficiente.

Estrategia

Una vez admitida por la Mesa del Congreso (un mero acuse de recibo), se evalúa su cumplimiento con la legislación y, en caso de que se acepte, se inicia el proceso de recogida de firmas y su posterior presentación al Congreso. De rechazarse por la mesa, existe la posibilidad de recurrir esta decisión al Tribunal Constitucional, que estudiaría su constitucionalidad o no. Lo más seguro es que la Iniciativa se rechace, pero el "no" ya lo tenemos.

Existen por tanto dos estrategias, dependiendo de la decisión de la Mesa del Congreso:

Que se rechace (muy probable): Recurrir la decisión al Constitucional. De ser rechazado también aquí, realizar una campaña de difusión con todos los medios a nuestro alcance que muestre lo escasamente democrático que es nuestro régimen, pues el nivel de legitimidad de una democracia sólo se sustenta en las libertades políticas que consiente.

Que se acepte (muy improbable): Bien en primera instancia, en la Mesa, o en segunda, en el Constitucional, recoger las firmas y hacer todo lo posible por que la Iniciativa no se tergiverse por los partidos políticos.

Lo que buscamos por tanto al tranversalizar la iniciativa al resto de asambleas es:

# LIBERA LA ILP!!! Que se difunda y estudie el alcance de la herramienta y nuestra propuesta, y a ser posible se asuma al menos parte de la importancia que Corto Plazo le damos, ayudándonos entonces en nuestra iniciativa de derribar las barreras que hacen que a día de hoy no podamos hacer, cambiar o anular las leyes que deberemos cumplir

  1. TOMA LAS LEYES!!! Que se inunde el parlamentarismo de iniciativas legislativas populares, sean o no posibles, ayudando en el éxito de las viables y denunciando la injusticia de las segundas

WIKI COLABORATIVO

TWEET


Política a Corto Plazo, Acampada Sol, 15M

N-1 || wiki || twitter || tomalaplaza

Facebook || Blog (RedPM.15M)

politicacorto.sol@listas.tomalaplaza.net

Bannerdesmontandomentiras.png

Pcp sol.png

Volver a Grupo de Trabajo de Política Corto Plazo - 15M Sol