Medidas para la eliminación de los paraísos fiscales

De Wiki de toma la plaza
Share/Save/Bookmark
Saltar a: navegación, buscar

Contenido

EL G-20 DEBE ACORDAR LA ELIMINACIÓN DE LOS PARAÍSOS FISCALES EN SU REUNIÓN EN CANNES EL MES DE NOVIEMBRE

La obtención con justicia de ingresos fiscales suficientes para preservar el Estado social, garantizar la estabilidad financiera y reactivar la economía requiere como primera premisa una acción eficaz contra el fraude fiscal.

La eliminación de los paraísos fiscales, como mayor factor coadyuvante del fraude fiscal, es el requisito para que los sistemas tributarios puedan desplegar su potencialidad.

En el resumen informativo facilitado el 10 de agosto de 2011 por el Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información a Efectos Fiscales de la OCDE se dice literalmente:

“La evasión fiscal y el fraude fiscal amenazan los ingresos de los gobiernos en todo el mundo. En muchos países desarrollados las cantidades ascienden a centenares de miles de millones de euros y los países en vías de desarrollo pierden ingresos fiscales que son vitales como consecuencia del fraude fiscal….”

El Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado de los Estados Unidos en el informe de 17 de julio de 2008 titulado “Bancos en paraísos fiscales y cumplimiento fiscal en U.S.” indica que:

“Cada año los Estados Unidos se estima que pierden 100.000 millones de dólares de ingresos fiscales como consecuencia de abusos fiscales offshore. Estos fondos representan una porción sustancial del gap fiscal anual de los Estados Unidos, que es la diferencia entre lo que los contribuyentes estadounidenses deben y lo que pagan, estimado en 345.000 millones de dólares.”

Es posible considerar que el fraude en España, y singularmente el generado con el concurso de países y plazas financieras que no facilitan información tributaria, contribuye de forma muy significativa a la conformación del déficit público.

MEDIDAS PARA LA ELIMINACIÓN DE LOS PARAÍSOS FISCALES

Las iniciativas para la eliminación de los paraísos fiscales deben de tener carácter multilateral y adoptarse mediante acuerdos del G-20 que serán desarrollados y verificados por las Naciones Unidas y su Comité de Expertos en Cooperación Internacional sobre Asuntos Fiscales y por la OCDE y su Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información a Efectos Fiscales.

Los acuerdos del G-20, desarrollados y verificados por la ONU y la OCDE, se plasmarán en las correspondientes decisiones legislativas y administrativas que habrán de adoptar la Unión Europea y cada uno de los Estados, jurisdicciones y territorios del mundo.

La próxima reunión del G-20 los días 3 y 4 de noviembre de 2011 en Cannes, en Francia, constituye el foro adecuado para que se adopten las medidas que a continuación se refieren idóneas para terminar con los paraísos fiscales.


PRIMERA MEDIDA. EL G-20 HA DE PROCLAMAR LA PLENA VIGENCIA DE SU DECLARACIÓN DE ABRIL DE 2009: LA ERA DEL SECRETO BANCARIO HA TERMINADO

Justificación de la medida

La eliminación del secreto bancario para la correcta aplicación de los sistemas tributarios y la investigación de los delitos supone la desaparición de las conductas que han dado lugar a considerar a los estados y jurisdicciones como paraísos fiscales.

Articulación de la medida

El G-20 ha de ratificar su compromiso con esta iniciativa y proclamarlo así en la declaración que emita a raíz de su reunión en Cannes el próximo mes de noviembre.

La puesta en marcha de esta acción estratégica ha de lograrse a través de las medidas que se enuncian a continuación.


SEGUNDA MEDIDA. EL INTERCAMBIO AUTOMÁTICO DE INFORMACIÓN HA DE SER EL STANDARD DE TRANSPARENCIA A PROMOVER POR EL G-20, LAS NACIONES UNIDAS Y LA OCDE

Descripción de la medida

Todos los Estados que quieran formar parte de la comunidad internacional han de comprometerse a facilitar anualmente a los demás Estados la identidad de los clientes de sus bancos y demás Instituciones financieras, incluidos los hedge funds, que sean residentes en esos otros Estados.

Justificación de la medida

La única forma de combatir y evitar en el futuro la conducta de quienes ofrecen cuentas secretas y productos financieros opacos para situar dinero procedente de la evasión fiscal y el crimen es acabar con ese reclamo comercial.

Ello se logra a partir del compromiso de todos los Estados y plazas financieras a facilitar de forma rutinaria y automática la identidad y números de cuentas de los ciudadanos de otros países para que las Agencias Tributarias competentes puedan cruzar esa información con el contenido de las declaraciones tributarias presentadas por los titulares y beneficiarios para verificar si están declaradas o no.

Parece evidente que los defraudadores ahora perseguidos penalmente por esconder en cuentas secretas abiertas en Suiza en el HSBC, en la UNIÓN DE BANCOS SUIZOS o en el CREDIT SUISSE los fondos producto de la evasión fiscal cometida en España, Estados Unidos o Alemania no habrían abierto tales cuentas y les resultaría mucho más difícil lograr la impunidad de sus insolidarias conductas si supieran que Suiza iba a facilitar su identidad a sus Estados de residencia.

Articulación de la medida

El G-20 ha de proclamar en la declaración que formule a raíz de su reunión en Cannes en noviembre de 2011 que el standard de transparencia necesario para acabar con los paraísos fiscales es el intercambio automático de información.

En tal declaración ha de constar el encargo a la Organización de las Naciones Unidas, a la OCDE y a la Unión Europea para que en el plazo de 6 meses se ejecuten las siguientes acciones concretas:

  • Incorporar al Modelo de Acuerdo de Intercambio de Información que promueve la OCDE el intercambio automático de información como uno de los ejes centrales en los que ha de basarse.
  • Los Convenios suscritos y que se suscriban de acuerdo con los Modelos de la OCDE y de las Naciones Unidas para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal han de incluir la cláusula del intercambio automático de información.
  • Todos los estados y jurisdicciones han de suscriban el Convenio sobre Asistencia Mutua Administrativa en Materia Fiscal incluída la cláusula para el intercambio automático de información.
  • Modificar la Directiva de la Unión Europea sobre Fiscalidad del Ahorro, suprimiendo el régimen excepcional de retención y anonimato, extendiendo la materia gravable a la totalidad de los rendimientos y ganancias del capital cualesquiera que sea su naturaleza. e incluyendo entre los perceptores a las personas jurídicas.
  • Todos los Estados y jurisdicciones han de adherirse al régimen de intercambio automático de información que resulte de la nueva Directiva de Fiscalidad del Ahorro.
  • Fundamentar la calificación de los países, jurisdicciones y plazas financieras como cooperativas o no, como paraísos fiscales o no, en función de si han arbitrado efectivamente las medidas necesarias para intercambiar de forma automática y rutinaria información tributaria con el resto de los países.

TERCERA MEDIDA. EL G-20 HA DE URGIR A SUIZA PARA QUE ATIENDA YA LOS REQUERIMIENTOS DE LA JUSTICIA Y DE LAS ADMINISTRACIONES TRIBUTARIAS RESPECTO A LA UNIÓN DE BANCOS SUIZOS, EL CREDIT SUISSE Y EL HSBC

Descripción de la medida

El G-20, en la declaración a formular a raíz de la reunión del 2 y 3 de noviembre de 2011, ha de solicitar a Suiza que atienda los requerimientos que le hayan formulado o le formulen las Autoridades judiciales o tributarias de Estados Unidos, Alemania, Italia y España o de terceros países para identificar y conocer el importe de los fondos que los ciudadanos de esos estados han escondido en la UBS, el CREDIT SUISSE y el HSBC de Suiza.

Justificación de la medida

Suiza tiene incorporado a su Ley de leyes el secreto bancario como un valor constitucionalmente consagrado.

El secreto bancario no puede ser un valor absoluto, sin excepciones, como en otros ordenamientos los son la libertad y la democracia.

El secreto bancario constitucionalmente protegido por Suiza no puede servir al blanqueo de capitales y a la impunidad de los delitos cometidos en otros países, empezando por los delitos fiscales.

Es inaceptable que el secreto bancario no ceda cuando las Autoridades legítimas actúan para aplicar los Sistemas Tributarios o para investigar los delitos, tal como establece el artículo 8 del Tratado de Derechos Humanos.

Estados Unidos, Alemania, Italia y España vienen investigando penalmente las conductas de quienes han evadido impuestos con la colaboración de la UNIÓN DE BANCOS SUIZOS, el CREDIT SUISSE y la filial suiza del HSBC.

Existen indicios significativos de que la razón de abrir cuentas en esos tres bancos ha sido la de conseguir la impunidad de la evasión fiscal cometida en el país de residencia de sus titulares.

La imputación penal de empleados y directivos, hasta el momento, de la UBS y del CREDIT SUISSE así lo acredita.

Estos hechos han de entenderse como prueba suficiente de que la información requerida es previsiblemente relevante para la aplicación de los sistemas tributarios de los países de residencia de los titulares y de que la razón de tener una cuenta abierta en Suiza en alguno de esos tres bancos es la evasión fiscal en el país de residencia.

En ningún caso Suiza puede argumentar, de buena fe, que tales requerimientos constituyen “expediciones de pesca”.

Por lo tanto hay buenas razones para afirmar que los requerimientos cuyo cumplimiento ha de exigir el G-20 en Cannes, gozan de la cobertura, pese a sus insuficiencias, del standard de transparencia internacionalmente acordado en materia de intercambio de información fiscal actualmente vigente.

El G-20 ha de enviar un gesto inequívoco de la seriedad y sinceridad de su compromiso por la transparencia y la justicia tributaria, contra los paraísos fiscales y la impunidad.

Articulación de la medida

Y ese gesto ha de ser conminar, ahora, a Suiza, en la declaración a realizar por el G-20 en Cannes en noviembre de 2011, para que colabore, ya, con la Justicia y las Administraciones Tributarias de los países que investigan las conductas cómplices de la UNIÓN DE BANCOS SUIZOS, el CREDIT SUISSE y la filial suiza del HSBC con el fraude fiscal y el blanqueo de capitales.

El G-20 ha de advertir a Suiza que de no atender tales requerimientos será considerado un estado indigno de formar parte de la comunidad internacional y será incluido en la lista negra de los países no cooperantes y de los paraísos fiscales.


CUARTA MEDIDA. EL G-20 HA DE EMPLAZAR A TODOS LOS ESTADOS PARA QUE REQUIERAN LA IDENTIDAD DE LOS CLIENTES CON CUENTAS EN LAS MATRICES, FILIALES O SUCURSALES EN EL EXTRANJERO DE LOS BANCOS QUE OPERAN EN SU TERRITORIO

Descripción de la medida

Los estados establecerán la obligación de que sus bancos nacionales, o que operan en su territorio, que dispongan de filiales o sucursales en el extranjero, o cuya matriz se halle fuera, informen anualmente de las cuentas de las que sean titulares y de las operaciones realizadas por sus residentes en aquellas filiales, sucursales o matrices en el extranjero.

Justificación de la medida

La experiencia desarrollada por el Reino Unido e Irlanda y la conocida por España en el caso del BBVA en Jersey indica que los bancos han venido ofreciendo a sus clientes de banca privada cuentas en el extranjero con el atractivo de que no iban a ser conocidas por las respectivas Agencias Tributarias.

La medida probablemente privaría, también, de argumentos a quienes pudieran advertir en las medidas anteriores actuaciones sesgadas en contra del interés de determinados países.

Articulación de la medida

El G-20 ha de emplazar a todos los estados en la declaración que formule a raíz de su reunión en Cannes en noviembre de 2011para que establezcan una obligación para los bancos que operan en su territorio de informar de las cuentas y operaciones realizadas por sus clientes en sus oficinas en el extranjero.

La obligación de información entrará en vigor en 2012.

El mensaje inequívoco por la transparencia ha de completarse con el compromiso de todos los estados para girar un requerimiento a sus bancos para conocer las cuentas que con anterioridad a 2012 han dispuesto sus clientes en las oficinas en el extranjero.

QUINTA MEDIDA. EL G-20 HA DE EMPLAZAR AL REINO UNIDO Y ALEMANIA PARA QUE RECONSIDEREN LOS ACUERDOS CON SUIZA DE AGOSTO DE 2011 QUE PERPETÚAN EL SECRETO BANCARIO

Descripción de la medida

El G-20 ha de emplazar al Reino Unido y a Alemania para que reconsideren los acuerdos con Suiza de agosto de 2011 para percibir determinadas percepciones tributarias sobre los capitales y sus rendimientos situados anónimamente en Suiza por alemanes y británicos a cambio de mantener su anonimato y preservar el secreto bancario sin las excepciones previstas en el Tratado de Derechos Humanos.

Justificación de la medida

Las tres primeras medidas por la transparencia y contra las jurisdicciones secretas que acordará el G-20 en la reunión del 3 y el 4 de noviembre en Cannes constituyen buenas razones para que Alemania y el Reino Unido desistan de sus acuerdos con Suiza.

Las medidas referidas permitirán a Alemania y al Reino Unido gravar de forma completa los capitales y rendimientos que sus ciudadanos han ocultado en Suiza.

También permitirán evitar la impunidad para la evasión fiscal y demás crímenes cometidos en Alemania y el Reino Unido lograda al ocultar el producto de esos delitos en Suiza.

Articulación de la medida

La medida se articulará explicando a los representantes alemanes y británicos el contenido de la Agenda de la reunión de Cannes del G-20.


SEXTA MEDIDA. EL G-20 DEBE DE ACORDAR QUE SE EXIJA A LOS GRUPOS MULTINACIONALES LA RENDICIÓN ANUAL DE UN INFORME FINANCIERO POR CADA UNO DE LOS PAÍSES EN LOS QUE OPERAN SUS FILIALES

Descripción de la medida

El G-20 debe de acordar en su reunión de Cannes que se exija a los grupos multinacionales la rendición de un informe financiero por cada uno de los países en los que operan sus filiales en el que han de incluirse los datos siguientes:

  • La razón social de las compañías que operan en cada país.
  • Los detalles de sus resultados financieros, incluyendo:
    • Las ventas intragrupo y a terceros países
    • Las compras intragrupo y a terceros países.
    • Los costes laborales y el número de empleados en cada país.
    • Los costes financieros distinguiendo los pagados a empresas del grupo y a terceros.
    • El beneficio antes de impuestos.
  • Los impuestos satisfechos en el país en cuestión.
  • El detalle del coste y del valor neto contable del inmovilizado material situado en el país del que se trate.
  • El valor de los activos que el grupo posee en la jurisdicción.

Justificación de la medida

No es infrecuente que las Compañías multinacionales utilicen sus filiales constituidas en paraísos fiscales para trasladar artificialmente las bases imponibles generadas en los países donde realmente operan, que finalmente quedan sin gravamen o con uno mucho menor de lo que les correspondería, -income-shifting-.

El remedio para este tipo de abusos pasa por dotar de la mayor transparencia y detalle posible a los estados contables elaborados por las compañías multinacionales.


Se trata de disponer de información suficiente y homogénea que permita evaluar la congruencia de las bases imponibles declaradas en cada país por los grupos multinacionales con la estructura de la que disponen y actividad económica que desarrollan en cada uno de esos países.

Articulación de la medida

Para ello el G-20 debe de urgir, en la declaración a formular a raíz de la reunión en Francia en noviembre, al International Accounting Standards Board y al Financial Accounting Standards Board para que culminen la tarea que les fue encomendada en la reunión celebrada en junio de 2010 en Bosan, Korea, para que elaboren un standard contable global.

Igualmente el G-20 ha de solicitar que, en el marco de esa tarea, el International Accounting Standards Board y el Financial Accounting Standards Board desarrollen el modelo de informe financiero que los grupos multinacionales han de rendir por cada país en el que operen.

El G-20 declarará la obligatoriedad para los Grupos Multinacionales de rendir el informe financiero, país por país, para el ejercicio 2012.